Canción del verano

Imagina que un día estás escuchando la radio y ponen un tema romántico/pegadizo, entonces empiezas a prestar atención a la letra: Es la historia de un chico que poco a poco se va enamorando de una chica que ha conocido, y cómo se va consolidando esa relación. Ya no es una chica de una noche, ahora él siente algo más profundo. Le dice que no hay prisa, que no tiene que correr, ni tampoco tienen que fingir. Hasta puede dejar su cepillo de dientes en su casa. De pronto se ha dado cuenta de que no puede dejarla ir.

Mientras la escuchas piensas “¡qué bonito!, ¡ojalá alguien se enamorase así de mi!”. O si ya tienes pichón piensas eso de “¡Qué bonito es el amor!”. La curiosidad te puede y buscas la canción en YouTube. Estás viendo el videoclip y ¡oh! ¡sorpresa!, la protagonista es esa modelo curvy que nos encanta a todos: Ashley Graham. Te pones otra vez la canción para prestar más atención a la letra, incluso la buscas en google traducida. No amig@, no. La canción no habla de un chico que se enamora de una chica gorda. La letra no menciona nada del peso de ella, ni del tamaño de sus caderas, ni de si los demás les miran por estar juntos. Simplemente es una canción que habla de un chico que se enamora de una chica. Sin más. Sin roles, sin etiquetas, sin amores imposibles ni traumas de por medio.

 

Ahora llegas a casa y pones la tele. Como no quieres ver “Sálvame” buscas ese canal de videoclips que pones siempre. Y en ese momento empieza una canción veraniega, con un ritmo contagioso que se ha grabado en la playa con un enorme pastel de protagonista.

img.ultimedia.com%2Fa193508%2Farticles%2Fib909328

Te quedas embobada mirando el videoclip. Como es en la playa, pues empiezan a salir chicas en bikini, claro. Te fijas bien en las imágenes y ¡oh! ¡sorpresa otra vez! Entre todas las chicas en bikini, ¡salen chicas curvys en bikini! Otra vez prestas atención a la letra, y tampoco habla del físico de nadie. Sólo que el chico parece muy feliz deleitándose en la chica que le vuelve loco, y que además le gusta mucho el dulce. Ya no te paras a analizar qué representa el pastel en la canción porque te distraes con el bikini de la rubia que te ha encantado, y porque además te parece todo muy raro. Me imagino tu cara. Te pellizcas por si estás dormida. Te asomas a la calle para ver si ha habido una revolución curvy, y ahora resulta que gobernamos el mundo. Pero no, todo parece normal. Y ese, amigas, es el tema: que lo que hemos visto en esos videoclips, debería ser lo normal. Porque en definitiva, mujeres somos muchas, y cada una somos de una manera, forma, tamaño, talla, personalidad, etc…y cualquier chico se puede enamorar de nosotras, contarlo en una canción sin necesidad de decir que su novia es gorda o delgada, alta o baja y convertirse en un éxito del verano. Y al revés también, nosotras nos podemos enamorar de cualquier chico sea como sea físicamente, siempre que se duche y huela bien, ¿o no?.

Y con el buen rollo que me ha dejado DNCE y éstas canciones tan veraniegas, os deseo a todos que disfrutéis del calor. Que os enamoréis, aunque sea de la vida. Que os compréis el traje de baño que más os guste y os deis el capricho de lucirlo sin complejos. ¡Feliz verano curvys!

Diana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s